Una solución de todo-en-uno.

Desde el comienzo, HARIBO fue muy consciente de la gran escala de la tarea. Fue, por lo tanto, esencial elegir la alianza ideal y evitar múltiples interfaces de proveedores. Esto estimuló la decisión a favor de una solución todo-en-uno de SSI SCHÄFER. La compañía tuvo un entendimiento profundo de industria y sus procesos y fue capaz de entregar múltiples sistemas y componentes a través de sus recursos de fabricación interna. Eso significaba que HARIBO podría estar segura de la coordinación efectiva del proyecto. Ese fue un punto importante ya que había un estrecho plazo, con solo dos años desde principio hasta el final. SSI SCHÄFER pasó la prueba con gran éxito, no solamente por el presupuesto, sino también por terminar antes de lo previsto.