Megatendencia hacia la conectividad: todo está conectado con todo

El mundo está organizado cada vez más en redes. Ya sea online u offline, cada persona mantiene un montón de conexiones con los demás, a menudo no muy estrechas, pero prácticamente siempre en formato digital. Los dispositivos inteligentes que se conectan entre sí a través de Internet y que permiten a las personas comunicarse se convertirán cada vez más en compañeros inseparables de nuestra vida cotidiana, y todas las áreas de la vida, tanto en lo profesional como en lo personal, estarán interconectadas entre sí y serán “inteligentes”.

Tecnologías:

  • Digitalización: todo lo que se pueda digitalizar se digitalizará

  • Internet de las cosas (IoT, Internet of Things): cada vez es mayor la comunicación de los dispositivos entre sí

  • Big Data: nuevos conocimientos y modelos de negocio gracias al análisis inteligente

  • Comercio electrónico y comercio móvil: aumenta el deseo de un envío inmediato

  • SoLoMo («Social, Local, Móvil»): la convergencia entre tecnologías colaborativas, con base local y móviles

  • Lead Management: se hace imprescindible para cualquier empresa

  • Pop-Up Money: surgen cada vez más «divisas paralelas» (por ejemplo, Bitcoin)

Un extracto de los cambios actuales:

  • Sectores de mercado y mercados enteros están convergiendo; surgen ecosistemas novedosos. Las empresas evolucionan y se convierten en redes abiertas de creación de valor.

  • Con la creciente individualización y el «singling», las personas buscan contacto y conexiones con los demás mediante comunidades temporales formadas en torno a un tema determinado. El pensamiento de comunidad y una “mentalidad de club” son cada vez más importantes.

  • La conectividad y la digitalización están unidas de forma indisoluble. El incremento de la digitalización da lugar una y otra vez a nuevas interfaces, superficies y conceptos de actuación. El trabajo, la comunicación y la convivencia se aceleran cada vez más.

  • La conexión de los wearables inteligentes con bienes de consumo y el software de pronósticos les hacen más fácil a las empresas averiguar las necesidades de los individuos y ofrecerles de forma selectiva productos y servicios en función de su situación. Esto tiene efectos sobre los más diversos sectores y cadenas de suministro.

  • Todo lo analógico, como procesos de creación de valor, experiencias, productos y servicios, se va digitalizando cada vez más. Se registra un boom en nuevos modelos de negocio. Salen al mercado casi a diario nuevas start-ups en el mundo de las redes sociales. El comercio electrónico sigue ganando cuotas de mercado a un ritmo vertiginoso.

  • Las amistades, el asesoramiento y las ventas tienen lugar cada vez más a menudo online. Las redes online y las comunidades sobre temas específicos son cada vez más importantes para el contacto con los clientes.

[---Error_NoJavascript---]