Industria 4.0

Dicho en pocas palabras, la «Industria 4.0» no es otra cosa que optimizar mediante la digitalización y la conexión en red toda la cadena de creación de valor a lo largo del ciclo vital de un producto. Y este producto integrado resultante representa la cumbre de este desarrollo. Incluye conocimientos, se comunica con máquinas, herramientas y personas y es capaz de calcular su propia ruta de fabricación óptima teniendo en cuenta averías en las instalaciones, prioridades en la programación, consumos energéticos, etc.

La Industria 4.0 es la reacción a una creciente presión sobre los costes y la innovación consecuencia de la necesidad real de generar soluciones particulares para cada cliente. Los fabricantes deben facilitar a sus clientes informaciones detalladas sobre el proceso de fabricación seguido, ya que estos desean saber de qué lote procede un producto, qué material se ha utilizado y cómo se ha procesado y testeado. Para cumplir esos requisitos, la fábrica ideal debería ser capaz de obtener todos estos datos relevantes, así como evaluarlos de forma automatizada.

¿Pero qué significa exactamente la Industria 4.0 para la intralogística? El vertiginoso desarrollo de Internet es sin duda la base de la Industria 4.0. Palabras clave como Cloud Computing (la facilitación de infraestructura y servicios informáticos como p. ej. espacio de almacenamiento, potencia de computación o software de aplicación como servicio a través de Internet), Big Data (grandes y complejas cantidades de datos en bruto tomados de las áreas más diversas), Internet of Things (la conexión cada vez mayor de aparatos, sensores, etc. a través de red IP), están todas ellas estrechamente unidas a esta evolución. En el ámbito de la intralogística, la palabra mágica es: Smart Logistics.

Hoy en día, los clientes desean acceder en todo momento y lugar a la información sobre su nivel de inventario y su disponibilidad. Para las empresas de logística, esto implica que la velocidad, la precisión, la flexibilidad y la disponibilidad se han convertido en factores de competitividad decisivos. Se exige transparencia en cada paso del proceso. Los mundos real y virtual van creciendo aparentemente juntos, y como consecuencia lógica es necesaria una conexión en red entre el negocio operativo y el almacén. 

LOS EFECTOS DE LA INDUSTRIA 4.0 SOBRE LA INTRALOGÍSTICA

Pero la conexión en red va aún más allá. Rob Schmit, Corporate Strategy Consultant a SSI SCHAEFER, menciona un ejemplo: “Un paquete que sale del almacén puede llevar consigo todas las informaciones esenciales: contenido, estado, lugar de destino, procedencia, etc. Esto llega hasta tal punto que es capaz de decirle al transportista de reparto en el momento de realizar la carga en qué punto de su ruta debe descargarlo y cuál es la forma óptima de almacenarlo”.

Para ello es necesario intercambiar datos más allá de los límites de la empresa. Y en este sentido existen toda una serie de obstáculos. Los mayores son la falta de estandarización y la seguridad de los datos.

“A lo largo de toda la cadena de creación de valor es necesario el intercambio de datos entre distintas empresas”, explica Thilo Jörgl, redactor jefe de la revista especializada alemana Logistik heute. “Los proveedores de sistemas cerrados de intralogística se encuentran con problemas, ya que estos dificultan o incluso impiden el intercambio de datos”.

En la era de la Industria 4.0 se requiere una estandarización de los sistemas. “El mercado exigirá pronto estándares abiertos”, afirma convencido Rob Schmit. “Por lo demás, queda pendiente la cuestión de la seguridad de los datos. También por eso un estándar de estas características debe abarcar la totalidad de la empresa”.

Ya hay en marcha iniciativas en este sentido por parte de empresas y del Gobierno Federal para abordar este problema, ya que para los datos esto implica que ya no van a estar solamente dentro del servidor de alta seguridad propio de la empresa, sino también en la nube, otro componente importante de la Industria 4.0. 

Los datos juegan un papel cada vez más importante también en la intralogística. No en vano se habla de Big Data, es decir, cantidades ingentes de datos que se generan a través de sensores integrados en máquinas e instalaciones, informaciones de los procesos y muchas otras fuentes. Y aquí se complican las cosas. “Hay que mantener bajo control el gran volumen de datos que se generan y encontrar el hilo que los une: ¿qué datos son importantes? ¿Cuáles necesito?”, afirma Sven Göhring, Director de Tecnología en KNV Logistik GmbH. “Esto es esencial, por ejemplo para el predictive maintenance, es decir, el mantenimiento preventivo”.

Se trata, por tanto, de utilizar los Big Data con eficacia. La jerarquía de una estructura de fabricación tradicional se debe sustituir por una integración vertical y horizontal de los datos de todos los procesos en los que participa la fabricación. Esto significa que los datos no solo se utilizan al nivel de la fabricación, sino también en las demás áreas de la empresa. Disponer de todos los datos importantes en tiempo real en cualquier momento es uno de los principios rectores de la Industria 4.0 En este sentido, todas las áreas empresariales beben de la misma fuente.

La base para ello, no obstante, es que todos los sistemas se comuniquen entre sí sin problemas dentro de la empresa. “Hoy en día suele ocurrir que distintos sistemas no encuentran una lengua común para entenderse”, subraya Schmit. “En este sentido, es imprescindible contar con interfaces abiertas ya que, sin una comunicación continuada y exhaustiva de las máquinas entre sí y con los seres humanos, la intralogística no puede beneficiarse de las ventajas de la cuarta revolución industrial”. 

Las empresas de logística que siguen aferradas al tipo de almacenamiento y envío de mercancías convencional, rígido y relativamente unidimensional, tendrán muy difícil mantener su competitividad en el futuro. Muchas empresas ya utilizan sistemas de transporte semiautomatizados o incluso plenamente automatizados. Para las empresas logísticas, esto plantea la cuestión de qué pasos son realmente necesarios para no perder la conexión.

En el futuro, la conexión en red entre la logística de datos y de transporte desempeñará un papel importante. Sobre todo en conexión con el Internet de las cosas (IoT), los vehículos inteligentes autocontrolados ofrecerán soluciones logísticas automatizadas y flexibles que actualmente solo se pueden intuir. Si se observa el desarrollo desde el punto de vista del comercio electrónico, en el que el crecimiento continuo de la producción conlleva el transporte de tamaños de lote cada vez más pequeños, los centros de producción perderían prácticamente su operatividad si no cuentan con una logística de transporte flexible y sin fisuras. Además, la cuarta revolución industrial (referencia «Smart Factory») solo es viable si las materias primas, los productos previos y los artículos acabados se encuentran a su debido tiempo en su lugar de destino gracias a procesos automatizados en el ámbito de la intralogística.

Por lo demás, aún falta mucho para que estas ideas se impongan por completo en el mundo de la logística. “Las pymes se comportan de una forma más bien contenida en lo relativo a este tema, y están esperando a ver qué hacen los grandes para copiarlo en algunos años o décadas”, observa Thilo Jörgl. Pero añade que esto no es una buena estrategia en una época en la que la digitalización avanza a un ritmo tan vertiginoso. “Hay pequeños componentes, como el predictive maintenance, que se pueden implementar ya hoy en día sin problemas también en pequeñas y medianas empresas”.

Así lo subraya también Rob Schmit, de SSI SCHAEFER: “Una máquina o instalación moderna incluye de por sí la mayoría de los elementos necesarios. Así, cualquier empresa, independientemente de su tamaño, puede disponer internamente de las bases para la Industria 4.0”.

¿PODEMOS AYUDARLE?

[---Error_NoJavascript---]