Innovaciones y tendencias en intralogística

Megatendencia hacia Nueva York: la clase creativa

La transición desde la sociedad industrial a la sociedad del conocimiento, que se basa en la creación de valores inmateriales, provoca un cambio de las estructuras empresariales y del comportamiento de los empleadores. El personal en áreas como el servicio, la información y la creatividad se convierte en un factor esencial para la economía global. Los procesos, las experiencias y las ideas adquieren cada vez más trascendencia. Se van difuminando los límites entre la vida personal y la vida profesional. También los empleados fijos aspiran a una mayor independencia en el ejercicio de sus actividades.

Cambios:​​​​​​​

  • Trabajadores del conocimiento, autónomos emprendedores y los ricos del mañana constituyen la clase creativa. A esta clase le gusta vivir bien, disfruta del ”nuevo lujo” y está compuesta por ciudadanos del mundo que al mismo tiempo se sienten comprometidos con su región de origen.

  • La clase creativa valora la excelencia en las prestaciones, la artesanía, las tecnologías actuales, la transparencia, la sostenibilidad, la amistad, la autooptimización y la calidad de vida. Está redefiniendo el trabajo fomentando modelos de horario laboral flexibles, así como una mayor autonomía y autorrealización. Las biografías profesionales se convierten en multigrafías, y se aspira a “vivir durante toda la vida”.

  • El estándar que se espera consiste en un trabajo móvil e independiente de la ubicación, a fin de disfrutar de las mejores posibilidades para desarrollar la propia creatividad y de un buen equilibrio entre la vida personal y profesional. Sólo conseguirán atraer y retener a los talentos más destacados aquellas empresas capaces de posicionarse como un empleador atractivo, con horarios laborales flexibles, años sabáticos, principios de equilibrio entre vida personal y profesional y un trabajo razonable. 

[---Error_NoJavascript---]