Megatendencias

¿Qué megatendencias caracterizan el presente? ¿Cuáles son sus efectos tecnológicos? Los investigadores de tendencias dan distintas respuestas al respecto. Hemos reunido en esta sección los pronósticos de algunos destacados expertos en tendencias.

UNA PERSPECTIVA SOBRE EL MUNDO DEL MAÑANA

¿Qué megatendencias caracterizan el presente?

El mundo está organizado cada vez más en redes. Ya sea online u offline, cada persona mantiene un montón de conexiones con los demás, a menudo no muy estrechas, pero prácticamente siempre en formato digital. Los dispositivos inteligentes que se conectan entre sí a través de Internet y que permiten a las personas comunicarse se convertirán cada vez más en compañeros inseparables de nuestra vida cotidiana, y todas las áreas de la vida, tanto en lo profesional como en lo personal, estarán interconectadas entre sí y serán “inteligentes”.

Tecnologías:

  • Digitalización: todo lo que se pueda digitalizar se digitalizará

  • Internet de las cosas (IoT, Internet of Things): cada vez es mayor la comunicación de los dispositivos entre sí

  • Big Data: nuevos conocimientos y modelos de negocio gracias al análisis inteligente

  • Comercio electrónico y comercio móvil: aumenta el deseo de un envío inmediato

  • SoLoMo («Social, Local, Móvil»): la convergencia entre tecnologías colaborativas, con base local y móviles

  • Lead Management: se hace imprescindible para cualquier empresa

  • Pop-Up Money: surgen cada vez más «divisas paralelas» (por ejemplo, Bitcoin)

Un extracto de los cambios actuales:

  • Sectores de mercado y mercados enteros están convergiendo; surgen ecosistemas novedosos. Las empresas evolucionan y se convierten en redes abiertas de creación de valor.

  • Con la creciente individualización y el «singling», las personas buscan contacto y conexiones con los demás mediante comunidades temporales formadas en torno a un tema determinado. El pensamiento de comunidad y una “mentalidad de club” son cada vez más importantes.

  • La conectividad y la digitalización están unidas de forma indisoluble. El incremento de la digitalización da lugar una y otra vez a nuevas interfaces, superficies y conceptos de actuación. El trabajo, la comunicación y la convivencia se aceleran cada vez más.

  • La conexión de los wearables inteligentes con bienes de consumo y el software de pronósticos les hacen más fácil a las empresas averiguar las necesidades de los individuos y ofrecerles de forma selectiva productos y servicios en función de su situación. Esto tiene efectos sobre los más diversos sectores y cadenas de suministro.

  • Todo lo analógico, como procesos de creación de valor, experiencias, productos y servicios, se va digitalizando cada vez más. Se registra un boom en nuevos modelos de negocio. Salen al mercado casi a diario nuevas start-ups en el mundo de las redes sociales. El comercio electrónico sigue ganando cuotas de mercado a un ritmo vertiginoso.

  • Las amistades, el asesoramiento y las ventas tienen lugar cada vez más a menudo online. Las redes online y las comunidades sobre temas específicos son cada vez más importantes para el contacto con los clientes.

La creciente globalización se caracteriza por una integración e internacionalización cada vez más profundas de los mercados y por el aumento de sus efectos sobre la sociedad, desde el modelo educativo hasta la vida personal y las relaciones.

Cambios:

  • Aumento de las exportaciones y mayor participación de los países emergentes en el comercio mundial y el crecimiento económico. Se desarrolla una nueva clase media en los países emergentes (BRIC, «Próximos Once»), así como en Centroeuropa y Europa del Este.

  • El bienestar de la clase media se contrae en los países industrializados. Los sistemas sociales se ven sometidos a presión y cada vez hay más multimillonarios que aumentan su patrimonio de forma imparable.

  • Todo lo que se pueda automatizar se somete a una comprobación de su viabilidad y rentabilidad. Las máquinas van asumiendo paulatinamente actividades sin interés o fatigosas para el ser humano. La responsabilidad humana se desplaza. El trabajo se hace más fácil y los valores pasan de lo material a lo inmaterial.

  • La globalización cada vez mayor conduce a una regionalización más marcada. Los productos regionales se convierten en importantes factores de creación de valor.

  • Los límites entre las distintas culturas se difuminan cada vez más.

  • Las leyes y reglamentos nacionales, europeos y multilaterales son cada vez más tupidos y constituyen una imposición irrenunciable en el marco de la competencia global. 

Además del transporte de pasajeros, mercancías e informaciones, la movilidad también incluye una flexibilidad mental cada vez mayor, por ejemplo a la hora de elegir una carrera profesional, al pasar de una fase vital a otra o al reciclar los propios conocimientos a lo largo de la vida. Para muchos campos profesionales del futuro, el reciclaje continuo de los conocimientos con una flexibilidad tanto espacial como cognitiva es un requisito fundamental en la competencia con las máquinas y de cara a unos trabajos bien pagados. 

Cambios:

  • La competitividad de empresas y empleados en un mundo globalizado descansa en gran medida sobre la movilidad. Las estructuras empresariales globalizadas son cada vez más fluidas y se comportan como un enjambre.

  • Las personas esperan movilidad de forma ininterrumpida. Por ejemplo, el metro de Viena está operativo las 24 horas del día. Crece la pujanza de novedades relacionadas con la movilidad y de modelos de negocio como el “Car Sharing”. El número de usuarios que comparten coche sube en Europa de 0,7 millones en 2011 a 15 millones en 2020.

  • La mayor movilidad también supone una mayor carga para el medio ambiente y exige el desarrollo de nuevas tecnologías de propulsión sostenibles.

  • La añoranza de una patria y de estabilidad, tranquilidad y cercanía auténtica es una tendencia opuesta a la movilidad. Dado que la coordinación y la comunicación se intensifican drásticamente al haber cada vez más empleados de distintas sedes que trabajan en proyectos conjuntos, la “atención” se convierte en una fuerza estabilizadora.

La transición desde la sociedad industrial a la sociedad del conocimiento, que se basa en la creación de valores inmateriales, provoca un cambio de las estructuras empresariales y del comportamiento de los empleadores. El personal en áreas como el servicio, la información y la creatividad se convierte en un factor esencial para la economía global. Los procesos, las experiencias y las ideas adquieren cada vez más trascendencia. Se van difuminando los límites entre la vida personal y la vida profesional. También los empleados fijos aspiran a una mayor independencia en el ejercicio de sus actividades.

Cambios:​​​​​​​

  • Trabajadores del conocimiento, autónomos emprendedores y los ricos del mañana constituyen la clase creativa. A esta clase le gusta vivir bien, disfruta del ”nuevo lujo” y está compuesta por ciudadanos del mundo que al mismo tiempo se sienten comprometidos con su región de origen.

  • La clase creativa valora la excelencia en las prestaciones, la artesanía, las tecnologías actuales, la transparencia, la sostenibilidad, la amistad, la autooptimización y la calidad de vida. Está redefiniendo el trabajo fomentando modelos de horario laboral flexibles, así como una mayor autonomía y autorrealización. Las biografías profesionales se convierten en multigrafías, y se aspira a “vivir durante toda la vida”.

  • El estándar que se espera consiste en un trabajo móvil e independiente de la ubicación, a fin de disfrutar de las mejores posibilidades para desarrollar la propia creatividad y de un buen equilibrio entre la vida personal y profesional. Sólo conseguirán atraer y retener a los talentos más destacados aquellas empresas capaces de posicionarse como un empleador atractivo, con horarios laborales flexibles, años sabáticos, principios de equilibrio entre vida personal y profesional y un trabajo razonable. 

La neoecología es mucho más que la mera protección de la naturaleza o la oposición contra la gran industria. La sostenibilidad y la eficiencia impregnan todos los ámbitos y fusionan la economía, la ecología y la responsabilidad social. Cada vez más consumidores se deciden por marcas y empresas “buenas” que no sólo ofrecen un mero producto, sino el compromiso de hacer una contribución a la vida de sus clientes, de sus empleados y de la sociedad en su conjunto.

Cambios:

  • Para las empresas exitosas son ya elementos irrenunciables la protección medioambiental, unas buenas condiciones laborales y la igualdad de oportunidades para todos, y se consideran a sí mismas como “buena empresa” que asume activamente su responsabilidad de cara a la sociedad.

  • Los clientes evalúan cada vez más los aspectos éticos y ecológicos de productos y marcas a la hora de tomar sus decisiones de compra.

  • El consumo cultivado, como ocurre actualmente con el café, el té, la ropa y la alimentación, sustituye a los clásicos “artículos de lujo que reflejan estatus”.

  • Las empresas prestan atención a la producción sostenible desde la propia fase de desarrollo del producto, y en su publicidad conceden cada vez más protagonismo a la sostenibilidad como ventaja para el cliente y “valor añadido”. 

Desde hace más de 100 años, la sociedad está marcada por una aspiración hacia la autonomía y la autodeterminación y por el decaimiento de los modelos jerárquicos clásicos. Los seres humanos forman y muestran su identidad y personalidad a través de su consumo y mediante la búsqueda de nuevas conexiones. Las decisiones importantes en la vida se van posponiendo para reservarse varias opciones abiertas durante el mayor tiempo posible.
Tecnologías:

  • Fabbing: fabricación propia individualizada de productos con impresoras 3D

  • Rapid Manufacturing: uso de impresoras 3D profesionales para crear productos individualizados 

Cambios:

  • Los patrones vitales tradicionales están cambiando por la aspiración a una “vida personal auténtica” y por la necesidad de autorrealización. Cambios de trabajo, cambios de residencia, cambios de pareja... Las biografías están compuestas cada vez más de despedidas y nuevos inicios.

  • Las personas utilizan Internet como plataforma para la autorrepresentación y la publicación de contenidos personales. Cada vez surgen más sitios web creados por el propio usuario que subrayan el deseo de disponer de cosas con un diseño individualizado para el uso cotidiano.

  • Las relaciones elegidas libremente, como los amigos con las comunidades temáticas, sustituyen a la familia tradicional.

  • El potencial comercial radica en el desarrollo de productos y servicios personalizados basados en conceptos modulares.

 

¿PODEMOS AYUDARLE?

[---Error_NoJavascript---]