El desafío

El principal desafío del nuevo almacén automático es garantizar una gestión eficiente de las entregas a tiendas minoristas físicas y al creciente número de clientes de ecommerce desde una única instalación.